Learnability en la era de la agilidad
Learnability en la era de la agilidad
Learnability es la competencia que se impone como paradigma de trabajo en la era de la colaboración e innovación.

Los cambios en el entorno laboral se están acelerando a un ritmo y nivel nunca antes vistos. Nos encontramos así con un Mundo VICA: volátil, incierto, complejo y ambiguo, similar a lo que Simón Bauman denominó el Mundo Líquido, donde los sólidos conservan su forma y persisten en el tiempo, son estables y repetitivos. Por el contrario, los líquidos son flexibles, volubles, se transforman constantemente y fluyen.

Esta metáfora de la liquidez se complementa con otro aspecto central, que es la preponderancia en esta era del Paradigma de la Complejidad como concepto transversal a diversas disciplinas. La complejidad implica analizar múltiples causas que generan un resultado, implica salir del pensamiento lineal, abordando los nuevos escenarios cargados de incertidumbre para darles entendimiento. Y este es el desafío planteado.

A partir de estas transformaciones globales se identificó una nueva era conocida como “La Era del Potencial Humano,” en la que el talento sobrepasa al capital como un diferenciador clave de la economía. Cobran relevancia diversas competencias a los fines de sostener el trabajo y desarrollarse personal y profesionalmente, como la agilidad, la creatividad, la gestión de equipos, la inteligencia emocional y la negociación. Las personas necesitarán mejorar sus habilidades y diversificarse en nuevas áreas cada vez más. La Empleabilidad, la habilidad para conseguir y mantener un empleo deseado, ya no depende de lo que ya se sabe, sino de lo que se puede aprender. En este contexto, Learnability es la competencia que se impone como paradigma de trabajo en la era de la colaboración e innovación.

Learnability es la capacidad de aprender nuevas habilidades a lo largo de la vida para sostener oportunidades de trabajo. Cuenta con dos dimensiones: la capacidad de continuar aprendiendo y el deseo de conocer, por un lado, y la actitud positiva hacia nuevos retos que desarrollen nuevas habilidades, por el otro. La clave es gestionar el propio cambio y el liderazgo de nuestros propios procesos transformacionales.

Learnability: aprender, desaprender y re-aprender

Desaprender consiste en cuestionar aquello que ha sido el fundamento de las creencias y actividades de la organización. Es normal que haya resistencia a desaprender, porque las ideas y procedimientos están tan arraigados que mantienen su vigencia. La aceptación del desaprender parte de reconocer que el entorno está en constante cambio, siendo este enfoque una toma de conciencia en forma continua, demostrando que las soluciones de ayer no necesariamente se aplican a los retos de hoy.

De esta forma, la capacidad de learnability de una organización tiene un núcleo central que es la gestión del cambio. Pero es necesario un cambio de mirada, en la que ya no hablemos tanto de gestionar el cambio, sino de facilitar el cambio, ya que son las personas quienes, a través de sus propósitos, emociones y deseos, motorizan las transformaciones.